01/04/2017 NJPW Kazuchika Okada vs Zack Sabre Jr.

Link: Aquí

Oh que lucha más genial. Hasta este punto creo que sólo Minoru Suzuki había forzado a Okada a una lucha casi sin ir a las cuerdas, en menor medida diría que Shibata, aún así en ambos casos la estrategia de Okada fue liberarse del castigo para pasar a su estilo usual, y no me quejo, fueron increíbles ambas, quizá incluso mejor que esta. Pero como sea, esta fue distinta, y eso fue genial. Esta vez Okada salió de su zona de confort con cuática y nos dio una clínica de sicología junto a Sabre que de verdad no me esperaba. Esperaba una lucha genial de ambos, obvio, pero esperaba más golpes y a Sabre haciéndole llaves al brazo en las rejas, quizá hasta una intervención de Suzuki-Gun, no sé, pero no esperé esto. Esto fue lucha libre pura, de esas que a los nerds nos mantiene pegados al asiento esperando a ver como el otro se saca la llave, esto fue como ver ajedrez hecho lucha libre. Okada ya se había topado con Sabre en USA, y Sabre se lo paseó. Okada acá llegó con respeto al rival y propuso una lucha muy cuidadosa. Actuó como actuaría cualquiera ante un rival que no conoce, y que lo poco que conoce lo superaron. Lucho de lejos, metiendo llaves con mucho cuidado, y si bien fue dominado por Sabre en todo el proceso (con un buen llaveo al cuello), se mantuvo protegido esperando que Zack se equivocara. Okada fue el boxeador que sólo esquiva y bloquea al comienzo para empezar a atacar sólo cuando se siente seguro. Aún así Sabre le bloqueó casi todo de vuelta, hasta la Dropkick que parecía aplicada de la nada y en el momento justo, y dobló a Okada como quiso, pese a que Okada actuó como si se hubiese visto toda la videografía de Worlds of Sports, aún así, Zack siempre estuvo un paso adelante, pero la paciencia le rindió frutos a Okada, ya que de a poco Zack empezó a bajar la guardia y Okada pudo ir metiendo golpes y llaves, y este tipo de lucha hizo que el Rainmaker y la tumba se vieran más creíbles que nunca. Sé que es una afirmación algo exagerada, pero de verdad que creo que el Rainmaker para reversar el tirabuzón fue notable, sin show, de la nada, tirando el brazo a medias para evitar el dolor, no sé, se vio tan desesperado que fue demasiado natural y la reacción de la gente se notó. Lo mismo las dos tumbas rompecuellos, fueron de la nada, sin preparación ni pompa, y con sentido de urgencia. El propio Okada en su único intento de romper lo bonito de la lucha y hacer la pose del Rainmaker, casi pierde el título, porque estirar los brazos, sólo le valió recibir una llave en quizá la mejor secuencia de la lucha. Es como si un luchador de MMA se le ocurriera hacer eso y sólo dejara libre su brazo para ser rendido. La secuencia final es infartante y genial como todas las defensas de Okada, es un maestro en aquello y esta no fue la excepción, las dos coberturas con puente de Zack casi matan de un infarto a medio público. Todos sabíamos que Zack iba a perder, pero aún así generaron emoción de sobremanera, y más importante que eso, la lucha más única (quizá compitiendo con la primera con MiSu), de Okada en todo su largo reinado. Excelente lucha.

¡Por favor sigue la Página en Facebook del blog para que nunca falte Stylin' and Profilin' en tu vida! ¡Gracias!.

Yo no subo ni subiré ninguna lucha a Internet, los enlaces que comparto están disponibles públicamente en Internet para cualquier persona

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *